Filtro

Precio

4 € - 20 €

Piel atópica 

Hay 18 productos.
por página
Mostrando 1 - 12 de 18 items
Mostrando 1 - 12 de 18 items
Piel atópica

Piel atópica en bebés

La dermatitis atópica afecta a casi el 20% de los niños tratándose de un trastorno crónico, por lo que los síntomas se pueden prolongar en el tiempo.

Por lo general los bebés y los niños con pieles atópicas se recuperan al ir creciendo y dejan de presentar síntomas. 

Dermatitis atópica en bebés

Los niños son más propensos a sufrir dermatitis atópicas aunque se puede dar a cualquier edad. Por lo general, en el 90% de los casos los afectados son niños menores de 5 años, y se recuperan de ella con el paso del tiempo.

Los síntomas principales se pueden ver en el cuero cabelludo, cara y cuerpo, aunque puede variar según la edad de los afectados.

En el caso de los bebés, pueden aparecer los síntomas desde los 2 meses de edad, como una erupción que deja la piel descamada, seca y que les provoca picores.

Cuando los bebés tienen un brote, la piel puede llegar a supurar. Lo más habitual es la aparición de la dermatitis en la zona de las mejillas, en el cuero cabelludo, rodillas y codos.

Los niños a partir de dos años suelen presentar la dermatitis en forma de erupción con zonas descamadas y picores.

La piel se vuelve más gruesa y presenta zonas abultadas y endurecidas, siendo las zonas más afectadas los pliegues de los codos y de las rodillas, el cuello, las muñecas, los tobillos y los pliegues de las nalgas y las piernas.

Cuando hablamos de dermatitis atópica en adultos nos referimos a la aparición de la descamación y excesiva sequedad en la piel, con picores. Aparece tanto en la cara como en el cuerpo. 

Piel atópica en niños

La dermatitis atópica se suele desarrollar en dos fases concretas. Una primera fase en la que no está activa y otra fase en la que aparecen los brotes.

La fase inactiva de la dermatitis atópica presenta la piel muy irritable, con excesiva sequedad y descamada. Por esto debe hidratarse a diario.

En la fase activa o de brote, tanto la sequedad como la irritación y el picor son más agudas y deben tratarse con algún tipo de tratamiento concreto.

 

Un tratamiento efectivo es muy importante para ayudar a calmar estos síntomas. Acude a tu farmacia y consulta a tu farmacéutico acerca de los tratamientos más recomendados para las pieles atópicas.